MARCO LEGAL EDUCATIVO

ESCUELA Y ADMINISTRACIÓN EDUCATIVA. EL DISEÑO CURRICULAR BASE DE LA COMUNIDAD VALENCIANA

Cualquier centro educativo público, que depende del estado, se organiza y organiza la enseñanza que se va a impartir en el mismo de acuerdo a unas líneas generales comunes a todos los centro. A estas “instrucciones generales” le daremos el nombre de currículo oficial. Este documento, fruto sobre todo de discusiones políticas que dan lugar a una ley de educación, y en concreto del Ministerio de Educación y Cultura, es remitido a las comunidades autónomas las cuales lo adaptarán dependiendo de sus exigencias sociales o culturales. Es en este punto cuando nos encontramos con el documento que a continuación vamos a analizar. A esta primera interpretación de la ley, en el caso de la zona donde nos encontramos, diseño curricular base de la Comunidad Valenciana (DCBCV). Este documento será recogido por todas las escuelas y será adaptado a las necesidades de cada centro y finalmente de cada aula. Con todas estas concreciones que sufre el currículo original del MEC, se pretende fomentar la autonomía pedagógica y organizativa de los centros educativos, el trabajo en equipo del profesorado y su actividad investigadora a partir de su práctica docente, al mismo tiempo que garantiza unas enseñanzas comunes al conjunto de la población de la Comunidad Valenciana.

Como he comentado, este documento dependerá de la ley que se encuentre en vigor en cada momento. En nuestro caso decir que pese a los momentos de incertidumbre, en el plano educativo, que se han vivido se sigue trabajando, aunque por poco tiempo, a partir de la LOGSE. Así, pasaremos a comentar las líneas generales del DCBCV, sus características fundamentales y como organiza la educación.

Una de las principales características del diseño curricular base es que debe ser abierto y flexible, ya que dicho currículo requiere posteriores niveles de concreción por parte del equipo educativo de los centros que han de aplicarlo (elaboración de proyectos curriculares de etapa adaptados a las características del alumnado, del centro y del entorno; elaboración de programaciones por ciclos; y elaboración de programaciones de aula). Ningún centro educativo es igual que otro y por lo tanto sería absurdo pretender establecer un mismo proyecto curricular de centro para todos. La educación no solo depende de una ley, depende de muchas cosas, una de ellas el entorno en el que se encuentra un centro. Es por esto que para alumnado tan diferente y tan heterogéneo entre si exista la posibilidad de realizar una interpretación diferente de la ley de educación vigente. De este modo podemos entender la necesidad de que el diseño curricular deba ser abierto y flexible.

La unidad curricular temporal de programación y evaluación en la educación primaria es el ciclo y la organización por áreas constituirá un instrumento para que los profesores sistematicen, ordenen y planifiquen su acción pedagógica. En el caso de la LOGSE, las áreas que se recogen son las siguientes:

  1. Conocimiento del medio, natural, social y cultural.
  2. Educación artística (incluye educación plástica y música).
  3. Educación física.
  4. Castellano: lengua y literatura.
  5. Valenciano: lengua y literatura.
  6. Lenguas extranjeras.
  7. Matemáticas.

 

No obstante en el currículo del MEC se indica que los contenidos se incorporarán al proceso educativo en un enfoque globalizador como principio didáctico de este nivel indicándose, además, una serie de enseñanzas que deberán estar presentes a través de las diferentes áreas, a lo largo de toda la educación primaria: educación moral y cívica, para la paz, para la salud, para la igualdad entre los sexos, ambiental, sexual, del consumidor y vial. Son las llamadas áreas transversales y que aunque no ocupen el rango de área, desde todas se tiene que hacer referencia a ellas.

Las disposiciones establecen que el objeto de los proyectos curriculares que elaborarán los centros deben garantizar una actuación coherente, coordinada y progresiva de los equipos educativos y que además, estos proyectos deberán contener los siguientes aspectos: adecuación de los objetivos y contenidos de la etapa al contexto socioeconómico y cultural del centro, adecuación de los objetivos y contenidos de la etapa a las características del alumnado, criterios metodológicos de carácter general, decisiones sobre el proceso de evaluación y la secuencia por ciclos de los distintos elementos del currículo.

En la educación primaria podrán realizarse adaptaciones curriculares que se aparten significativamente de los contenidos y criterios de evaluación del currículo dirigidas a alumnos con necesidades educativas especiales con el fin de que alcancen las capacidades generales propias de la educación primaria, que podrán consistir en: adecuación de los objetivos, eliminación o inclusión de determinados contenidos, modificación de criterios de evaluación y ampliación de las actividades educativas de determinadas áreas curriculares. Estas adaptaciones curriculares tienen cabida en las programaciones realizadas por los maestros a partir de los proyectos curriculares, pero previamente deberá realizarse la evaluación de las necesidades educativas especiales del alumno y la elaboración de una propuesta curricular específica.

Se pretende que las enseñanzas comunes recogidas en el DCB aseguren una educación no discriminatoria que considere las posibilidades de desarrollo de los alumnos, cualesquiera que sean sus condiciones personales y sociales, capacidad, sexo, raza, lengua, origen socio-cultural, creencias o ideología ejerciendo actuaciones positivas ante la diversidad del alumnado. La igualdad de oportunidades debe contemplarse transversalmente en el currículo realizando las adaptaciones pertinentes de acuerdo con las características particulares del alumnado y del centro.

La educación se relaciona claramente con la sociedad, ésta reclama de la escuela la preparación de sus miembros más jóvenes para que puedan incorporarse a ella plenamente. Durante este proceso de preparación y socialización, los alumnos no solo han de aprender conocimientos, sino también las normas, las actitudes y los valores que configuran nuestra cultura. Por este motivo la escuela ha de proponer una lectura crítica del entorno y una síntesis creativa de todos los elementos que configuren el medio natural, social y cultural con el objeto de proyectarla hacia el futuro.

Un punto importante en el caso de la Comunidad Valenciana, es el que afecta a la enseñanza del valenciano. Esta área no puede ser contemplada como una mera área de estudio desligada de los procesos de culturización, sino que se tiene que convertir en instrumento de análisis y búsqueda de la realidad, de la adquisición de una conciencia de identidad, de pertenencia a una cultura y de asunción de normas y valores compartidos. En este sentido podemos distinguir, aparte del área de valenciano, diferentes tipos de tratamiento del valenciano en los centros. Dentro de territorio de predominio lingüístico valenciano diferenciaremos entre:

  1. Programa de enseñanza en valenciano.
  2. Programa de inmersión lingüística (la enseñanza de la segunda lengua no se hace directamente sino a través de las asignaturas curriculares que se imparten en la segunda lengua).
  3. Programa de incorporación progresiva (en este caso los centros se limitan a impartir algunas áreas en la segunda lengua, por ejemplo conocimiento del medio natural, social y cultural).

 

Por lo que se refiere a cómo está organizado el diseño curricular base, decir que se organiza a partir de unos objetivos (generales y de ciclo), unos contenidos necesarios para alcanzar lo ya mencionados objetivos y unos criterios de evaluación que verifiquen la adquisición de conocimientos.

Decir que los objetivos de etapa y de cada área derivan directamente del artículo 13 de la LOGSE, en que se establecen las capacidades que la educación primaria ha de contribuir a desarrollar en los alumnos. Estos objetivos generales contemplan capacidades de tipo cognoscitivo, afectivo, motor, de relación interpersonal y de inserción y actuación sociocultural. No obstante el currículum no debe limitarse a la adquisición de conceptos sino que ha de proponer una educación estimuladora de todas las capacidades del alumno. Todo ello supone dotar al currículo de una considerable riqueza de contenidos, no solo conceptuales, sino también procedimentales (saber hacer) o actitudinales (referidos a actitudes, normas y valores).

Los contenidos se presentan en bloques que se han de trabajar a lo largo de la etapa. No constituyen un temario, sino una forma de agrupar los contenidos esenciales en los que se destaca la existencia de un eje vertebrador fundamental. No han de ser interpretados como unidades temáticas, ni por tanto, organizados tal y como aparecen en el decreto. En los proyectos curriculares es donde se deberán tomar las decisiones relativas a la distribución por ciclos, secuenciación y estructuración en unidades didácticas que quedarán reflejadas en las programaciones de aula.

Por último hablar de los criterios de evaluación. Constan de un enunciado y una breve explicación del mismo, establecen el tipo y el grado de aprendizaje que se espera que los alumnos y las alumnas hayan alcanzado como resultado del proceso de enseñanza-aprendizaje, en referencia a los objetivos y a los contenidos de cada área. Los criterios de evaluación se refieren a toda la etapa, lo que implica que han de estar presentes en todos los cursos aunque seguidos con distintos niveles de exigencia.

Finalmente comentaremos algunas de las finalidades más importantes que se plantea la LOGSE. En primer lugar la educación primaria ha de contribuir, fundamentalmente, al desarrollo de las capacidades de comunicación, pensamiento lógico y conocimiento del entorno natural y social-cultural. Ello implica ayudar a que los niños amplíen sus capacidades de percepción de objetos y acontecimientos y desarrollen hábitos de observación reflexión y búsqueda de soluciones. Estas capacidades son básicas para vivir de una manera autónoma y crítica, racional y creativa, como miembros de una sociedad en relación con las otras.

Otro punto importante es la socialización. En esta etapa ya se han adquirido muchos de los hábitos básicos de la vida social, y comienzan a aceptarse normas de forma consciente, sobre todo si se establecen de forma democrática. Se trata de favorecer la integración social del niño, estableciendo relaciones equilibradas y constructivas a través del intercambio entre iguales y con los adultos con los que se relaciona en el ámbito escolar o fuera de él.

Finalmente la autonomía es otra de las grandes finalidades de la educación primaria. Desarrollar la capacidad de comprender, de pensar y de reflexionar lógicamente a partir de su percepción intuitiva, de sus experiencias sensoriales, les ayudará a desenvolverse con progresiva autonomía en los grupos sociales de pertenencia, valorando y respetando al mismo tiempo la existencia de otros grupos diferentes de los propios y favoreciendo la formación del espíritu crítico y reflexivo.

Responses

  1. Es información muy interesante.. Considero importante conocer nuestro marco legal educativo.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: